Volver a los detalles del artículo Un crucificado atribuible al escultor jesuita Domingo Beltrán de Otazu (1535-1590) Descargar Descargar PDF